Algunas personas son incapaces de no poner rectos los cuadros torcidos, incluso en paredes ajenas. Dejarlos como están les produce una angustia que les resulta más difícil de aguantar que la mirada escandalizada de su anfitrión si los coge en el acto. A mí me pasa con el maltrat…
El misterio del Picon Punch
Una visita a Pictura, el bar americano del primer hotel de lujo de Madrid
Uno con fino, uno con IGP, dos riojanos y dos manchegos
Se parece al pasado
Ya no es lo que era
(Esta semana también, os propongo un texto sobre una temática similar a la desarrollada en el nuevo capítulo del podcast El Sonido de Shake.) Empecemos…
El inesperado debut de tu bebida mezclada preferida
See all